Buscador

Leidy Ramírez, una paraciclista hecha a pulso

nov 21, 2019



Cartagena, 21 de noviembre de 2019
. - En una camilla después de la contrarreloj individual de la categoría C-2 femenino, los ojos de Leidy Ramírez se inundaron. Los gestos de dolor se tomaron su cara. Una discopatía en su espalda la tiene afectada desde hace nueve meses. En otras palabras, tiene un desgaste en sus vertebras, que le pellizcan los nervios, lo que hace que sienta molestias en su pierna. Tanto ha sido el sufrimiento, que ha pensado en bajarse de la bicicleta.

Pero su resiliencia, esas ganas de siempre superarse, hacen que quiera continuar caminando con la frente en alto. Nada la amilana, no es tan fácil verla abdicar. Así compitió en el arranque de actividades en el paracycling de ruta en los V Juegos Paranacionales y se quedó con la medalla de plata. Así también se ha resumido su carrera: una lucha constante por encontrar apoyo, siempre superando adversidades.

El ciclismo fue el deporte que siempre la apasionó, el que le inundó su vida de ilusión, de anhelos. Jugó fútbol y no lo hacía mal. Le dijeron constantemente que practicara natación, pero siempre le llamó la atención el deporte de las bielas y los pedales. Y por estar montada en una bicicleta de manera profesional, luchó incansablemente. Tocó muchas puertas hasta que la liga de Cundinamarca le dio la oportunidad.

Siempre fue complicado encontrar el apoyo, porque Leidy Ramírez perdió la pierna izquierda cuando tenía dos años. Creyendo que estaba jugando con su mamá salió corriendo a la calle, un bus pasó, no la vio y la atropelló, le partió la extremidad en tres y los médicos no pudieron salvarsela. Quedó en coma por siete días, los pronósticos no parecían buenos: lamentos, sollozos. Sin embargo, logró superar ese primer gran desafío.      

El amor por el ciclismo se la inculcó su hermano, Antonio Ramírez, quien perteneció al equipo Aguardiente Néctar. Él fue quien la impulsó y se convirtió en su inspiración. Sus padres, Humberto Ramírez y María Antonia Rojas, también la acompañaron en el proceso, fueron su punto de estabilidad, su motor para seguir adelante. Ellos, desde hace un año, ya no están físicamente, pero por los dos compite y a ambos les dedica sus triunfos.   

"Al momento de correr pienso mucho en ellos. Son los que me dan esta fortaleza para seguir haciendo lo que amo. A ellos les brindo esos honores que no pude darles en vida, aunque sé que están siempre aquí conmigo", dice con los ojos tristes y una voz que se le entrecorta al momento de mencionarlos.

A pesar de las dificultades, ha logrado superarse como deportista. Su nombre es reconocido en el ciclismo paralímpico del país. Es una atleta que demuestra con el paso de los días la calidad deportiva de Colombia. Su idea es seguir creciendo y apoyar a los jóvenes talentos. "Quiero crear una fundación", dice. 

Porque sabe que para salir adelante en el deporte se necesita de un trabajo en equipo que le permita al niño crecer en todos sus aspectos. Su experiencia, resiliencia y empatía quiere ponerla a órdenes de los deportistas para ayudarlos a salir adelante y seguir haciendo crecer a Colombia y demostrarle al mundo que es una tierra de atletas.    

PRENSA MINDEPORTE

Medallería - Delegaciones

# Delegaciones
T
1 Valle 138 80 66 284
2 Bogotá D.C. 114 82 64 260
3 Santander 51 49 37 137
4 Antioquia 50 57 69 176
5 Cundinamarca 39 55 68 162
Desarrollado por